Reflexiones de una voluntaria IV

Buenos días. Hoy quiero expresar una reflexión que considero muy importante: la adopción de un animalito abandonado… ya sea de la calle, de la perrera o de una protectora, siempre por favor, ADOPTAD! no compréis en tiendas de animales ni a criaderos. Dadle un hogar a un animalito abandonado.

Yo entré como voluntaria de la protectora de animales de Málaga en febrero de 2015. Allí conocí a Chato entre otros muchos perretes, pero él me robó el corazón desde el primer momento… Muy estresado siempre, peleón, gruñón, para algunos una bestia mala que daba bocados a los voluntarios, y provocaba peleas en el chenil. Para mi era un pobre animal estresado que necesitaba un hogar y una familia que le diera el amor que necesitaba.

A día de hoy está conmigo y forma parte de mi familia desde el 10 de marzo de 2015. Es muy cariñoso, aunque tiene sus cositas, jejeje, nadie es perfecto, y ellos tampoco. Le enseñamos a hacer sus cositas en la calle. Le enseñamos a que ya nunca le iba a faltar la comida ni el cariño. Al poco tiempo descubrimos que tiene epilepsia, que por suerte, tenemos más o menos controlada con la medicación. En definitiva, es un perro feliz ahora. No es un perro de raza, ni falta que le hace. Es mi niño y lo quiero con locura.

Donna llegó a la protectora pocos meses después. Lo traía una chica que la había sacado de la perrera para reglarla a su padre, pero ante la negativa de éste, la llevaba a la protectora, y como muchas veces ocurre, amenazan con que si no la cogían, la devolvían a la perrera… Por suerte, entró a formar parte del módulo de geriátrico donde yo estaba.

Era una perra muy tranquila, todo lo contrario a Chato. Perezosa y que no se peleaba con nadie. Aunque tampoco era especialmente cariñosa, era como que pasaba de todo.

Yo estaba buscando hermanita para Chato y, como tenía que ser una perrita muy tranquila, pensé en ella, ya que chato con el tema de las convulsiones por la epilepsia, lo que necesitaba era mucha tranquilidad. El 25 de septiembre de 2015 me decidí por fin y la adopté.

Desde el primer día ha sido una perra buenísima, no se ha hecho nunca pipi ni caca en casa, y poco a poco se ha adaptado a Chato y a nosotros y ahora es una perra muy feliz y activa, nada que ver con como era en la protectora, que se la veía incluso un poquito apagadita. Le encanta jugar con todos los perros, es muy juguetona y divertida.

Próximamente escribiré una entrada especial para cada uno, contando su historia largo y tendido, y sus progresos individuales y como familia. Esto lo digo porque muchas personas se creen que los perros vienen enseñados para no hacerse pipi en casa, o que el nuevo perrito va a jugar directamente con el que hay en la familia y va a ser todo maravilloso, entre otras cosas. Todos los animales necesitan un período de adaptación a las nuevas situaciones, y hay que tener paciencia, por favor, no devolverlo o abandonarlo a la primera de cambio, como si fueran “cosas”. Son seres vivos con sentimientos, señores míos, aunque algunos no lo crean, yo les aseguro que es así.

refl2

refl1

Esta foto es de ayer mismo. Como veis viven mejor que una jajajaja, son mimados y felices, y nunca los abandonaremos, como debe ser. NO COMPRES, ADOPTA!!

2 comentarios sobre “Reflexiones de una voluntaria IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s