Yako: Amor para toda la vida

Buenas tardes.

Hoy os vamos a contar una historia de amor a primera vista, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad.

La familia de Yako es la familia que deberían tener todas las mascotas, que a pesar de su edad y su enfermedad, que tiene de nacimiento, han estado con él siempre, y no han dudado ni un momento en quererlo y cuidarlo, en lugar de abandonarlo, como por desgracia vemos cada día en este país…

El inicio de la historia os sonará a muchos de vosotros, jeje.

Mi hermano quería un perrito y mis padres no querían, le decían que cuando vivieramos en una casa (con terreno y/o jardín).

Cuando mis padres vinieron con los planos de la casa nueva, se presentó con él en mi piso.

Me dijo por teléfono que había varios, que cuál elegía, el de la manchita blanca o el que no tenía mancha, y yo me dije el de la mancha blanca, y era Yako.

Luego mi madre al principio no quería que lo tuvieramos, pero ya todos nos encariñamos de él, y se quedó, es un miembro más en la familia.

Vino a casa con un mes. Madre Cocker y padre Bretón, nació el 09/03/05.

 

Yako nació con un problema grave, megaesófago, y no le daban muchas esperanzas de vida, sin embargo ellos decidieron seguir adelante con él y cuidarlo hasta su último día.

Tiene un megaesófago de nacimiento. Se lo detectaron porque vomitaba mucho y lo llevamos al veterinario y le hicieron radiografía y lo vieron.

Tiene operación, pero es peligrosa y puede morir y por eso no lo operamos.

A mi padre le dijeron cuando era pequeño, que lo mejor era sacrificarlo, pero le dijo que no, que pese a su problema es un perro sano y que duraría lo que tuviera que durar. Y ya llevamos 10 años con él, casi 11.

Lo operaron el año pasado porque se le dió la vuelta al estómago de vomitar, pero se lo pusieron bien y le cosieron el estómago para que ya no se le dé más la vuelta, porque ya era la segunda vez que le pasaba.

Y desde que le damos su comida digestiva y dosificada, vomita mucho menos.

 

Nos cuentan sobre su carácter:

Su carácter, cariñoso, bueno, a veces pesaillo de cariñoso, le encanta salir a la calle, y correr con las orejas al viento 😊😊😊

Y cuando algo no le gusta a Yako se muerde el labio. Es muy inteligente. Sabe sentarse, echarse y dar la patita.

Es muy glotón, y con su problema tiene siempre hambre el pobre.

Nunca le ladra a nadie, y quiere a todo el mundo. Y le gustan los niños.

 

Está claro que la familia de Yako lo quiere muchísimo y cuidarán de él desde el principio hasta el final de su vida, como debe ser. Muchas felicidades Yako por la gran familia que tienes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s